9 de junio de 2008

Tu pequeño Moises

La tarde oscura y fría hacía pensar que promediaba ya la ocho de la noche en Perú, sin embargo aún eran las 6.30pm y un grupo de jóvenes estaban ya todos en sus respectivos asientos para recibir aquello que los motiva a ir cada sábado a reunirse. Esta vez fue Javier un gran amigo, el que tuvo bajo responsabilidad dar el mensaje que Dios tenía para nuestra vidas. Fue claro, más claro que el agua limpia que sale del gran chorro del caño cuando abres la llave. Fueron dos Pasajes claros el primero en Lucas 6 y el segundo en Hebreos 11.

Es difícil al menos para mi hacer aquello que es tan real y que Dios demanda hacer:

Lucas 6:46 ¿Por qué ustedes me llaman: "Señor, Señor", y no hacen lo que les digo? 47 Yo les diré a quién se parece todo aquel que viene a mí, escucha mis palabras y las practica. 48 Se parece a un hombre que, queriendo construir una casa, cavó profundamente y puso los cimientos sobre la roca. Cuando vino la creciente, las aguas se precipitaron con fuerza contra esa casa, pero no pudieron derribarla, porque estaba bien construida.


Mientras todos seguían atentos el mensaje, Javier resaltaba esta frase que encontramos en medio del mensaje "Cavó Profundamente", no era en vano esa expresión, que facilmente podemos llevarla la realidad, no será facil jóven, esos muros que impiden el actuar de Dios tienen que ser derribados, de lo contrario sólo, simplemente nos convertiremos en cristianos que dicen Señor, Señor de boca para afuera.

Pero que costoso es poder dejar todo en manos de Dios y he aquí el otro enlace, no lo hacemos porque ya queremos ver resultados, me quedo con una frase de Javier, aveces queremos que Dios nos pase el fin del video para hacer las cosas. Pero Dios no actúa así, no te muestra el final para que tu puedas dar ese paso de Fé y seguir aún cuando no veas nada.

Hebreos 11:23 Por la fe, Moisés, recién nacido, fue durante tres meses ocultado por sus padres, pues vieron que el niño era hermoso y no temieron el edicto del rey.

Aquella madre no sabía quien iba a llegar a ser su hijo, ella no vio el final del video, ella no sabía que su hijo llegaría a convertirse en el libertador de su pueblo bajo la guía de Dios. Pero ella sólo siguió, sólo decidió dar ese paso de fé y tal vez en su mano aquello era sólo un pequeño moisesito que tenía que dejar ir por el río. Y que es aquello que tu tienes y dejar que Dios lo tome, dar ese paso de fé y cavar y reedificar sin ver los resultados aún.

Dios esta llamando a entregar aquello y tal vez ese pequeño moises hoy, mañana sea una gran bendición en manos del Todopoderoso.
Foto: Alfa y Omega

4 comentarios:

Gusmar Sosa dijo...

Ufs!! sabes ayer comencé a escribir sobre Moisés, sobre lo que creo fueron sus sentimientos en aquellas montañas donde pastoreaba ovejas que ni eran suyas. Él también tuvo que dejar su pequeño Moisés en manos de Dios cuando aquella voz irrumpió en medio de una zarza. Bendiciones. Cuidate

Patricia Fiorella dijo...

Así es mi amigo Gusmar, que dificil aveces dejar eso en manos de Dios porque no sabemos que va a pasar y es que nuestro comportamiento en lo natural esta siempre basado a resultados y resultados ya en el momento..Como bien escribias tu sobre las promesas,aùn es un caminar en fè..Como viendo al Invisible. Saludos

Brisa Nocturna. dijo...

Hola Patty.

Muy bonita reflexion, me gusto mucho lo de cavar profundamente.Gracias por compartirla.

Saludos =)

Patricia Fiorella dijo...

Si esa fue una de las partes del mensaje que me toco...que bueno es Dios nos Bendice con su Palabra...Saludos Brisita